Esto es un pequeño avance de dos doradas gigantes. Capturadas una de ellas casi en la pleamar, y la otra en pleamar total.
El agua estaba muy quieta, parecía un cristal, y se veía el fondo del mar. Lo cual me hizo disfrutar mucho más de ellas, ya que todos los factores, incluso los meteorológicos, ( sin viento, sin frio, sin sol… ) se prestaban para ello. Ha sido un día de pesca de los que no se olvidan fácilmente en esta nuestra Salvaje Galicia.
“NO OS LO PERDAIS”