La pesca con cucharilla

La pesca con cucharilla o “spinning” es posiblemente la técnica más utilizada en nuestro país.

Es un sistema que requiere mucha destreza en el lanzamiento, pues debemos de “poner” la cucharilla en aquellos sitios donde creamos que se puede encontrar una trucha. A menudo éstos se encuentran debajo de unas ramas o entre piedras y raices, con lo que el riesgo de pérdida del aparejo es muy superior al de otras técnicas de pesca.
La caña a utilizar será de una longitud entre 1,50 mts. y 2,50 mts. de acción ligera en la punta.

El carrete puede ser tambor fijo abierto o cerrado capacidad para 100 mts. de sedal de 0,18-0,22 centésimas y recuperación rápida. Los mejores son los que incorporan rodamientos a bolas. El más habitual es el abierto de tambor fijo, puesto que el cerrado es más proclive a los enredos y requiere de una técnica depurada para su correcto manejo.

Las cucharillas pueden ser ondulantes o giratorias, de un tamaño entre el 0 y el 2 y un peso máximo de 4 g. en forma oval o de oliva.
Los colores pueden ser muy variados: blanco, negro, rojo, verde, doradas y plateadas, adornadas con pintas o bandas de diversos tonos. Algunas incorporan un casquillo que al giro y movimiento, emiten un sonido.
También podremos utilizar peces artificiales de no más de 4 cm. y plomados.

La utilización de estas cucharillas varía en función del color del agua, del fondo y de la climatología, personalmente prefiero las giratorias ovales, doradas para dias nublados y aguas un poco tomadas y plateadas para aguas claras y días soleados, siempre con pintas rojas y de un tamaño del 1 ó 2 (MEPPS) dependiendo de la fuerza de la corriente.

Trataremos de realizar los lances a la orilla contraria, en un ángulo aproximado de 45º aguas arriba de nuestra posición. La recuperación tendremos que adecuarla a la velocidad de la corriente, procurando que la cucharilla mantenga un movimiento uniforme y una velocidad constante durante dicha recuperación.

Una técnica que me ha deparado muy buenos resultados es, en el momento de la caida al agua de la cucharilla, tensar la linea y realizar una recuperación lenta, lo suficiente para mantenerla paralela a la orilla, la tensión de la línea y la velocidad de la corriente serán suficientes para que la cucharilla realice un movimiento atractivo a cualquier trucha que se encuentre cerca. En el momento de tener el señuelo a nuestra altura, comenzaremos la recuperación hasta nuestra posición.
Debemos estár preparados para una picada violenta, pues la trucha ataca con mucha fuerza, bien porque quiere defender su territorio o por confundir la cucharilla con una presa. “Nunca lo zsabremozssss”

No debemos olvidarnos de los lances paralelos a la orilla en la que nos encontramos, aunque es bastante complicado porque, a la velocidad de recuperación debemos añadir la fuerza de la corriente en el mismo sentido.

Un saludo. www.sepesca.com