– En esta técnica se instala una serie de inconvenientes y factores a favor. En ella tenemos que destacar que en esta modalidad hay un gran riesgo a la hora de pescar en la espuma, ya bien sea por las fuerzas de las olas, corrientes, pescadores poco experimentados etc. Pescar en un mar agitado implica mucha experiencia y una gran forma física.

– El objetivo es sumergirse tras la ola más fuerte para llegar al lugar deseado durante los treinta segundos de calma que nos permitirán disparar a la presa. Es un hábito que se adquiere con la experiencia y a fuerza de agudizar el sentido de la observación.

– Para pescar en estas condiciones, el lastre se convierte en un elemento primordial. Si no acertamos con el lastre, el mar nos zarandeara como un muñeco de trapo. Perderemos nuestra energía y nuestra concentración el la captura de las presas. Hay que mantenernos neutros o ligeramente negativos en la superficie y repartir el lastre por todo el cuerpo de forma uniforme. Para pescar en condiciones difíciles, también necesitamos un fusil ligero que nos garantice rapidez y precisión en los disparos. Un fusil que nos iría bastante bien es un 85cm con sensibilidad en el gatillo que nos ayudaría mucho a la hora del tiro. Las dureza de las gomas también tienen su papel fundamental aquí, ya que un disparo demasiado rápido perjudicaría la precisión. Lo mejor es equipar el fusil con gomas flexibles de látex natural. Para compensar la falta de potencia de estas gomas, podemos sustituir la varilla de 6.5mm o de 6.3mm por una varilla más ligera de 6mm de diámetro. En lugar de elegir unas aletas de carbono, podremos optar por unas aletas de plástico, más silenciosas y más resistentes. Son muchos los momentos en los que estamos expuestos a romper algún elemento del material, sobre todo a la entrada y salida del agua. Para terminar elegiremos un tubo un poco mas alto para evitar la posible introducción de agua en el mismo y poder evitar tragos de agua.

– Una forma de pescar en esta modalidad es a la india, realizando mini esperas. Esta técnica consiste en sorprender a los peces que están en la espuma de las puntas o en el fondo revuelto de las calas. Cuando conocemos bien una zona tenemos que sacarle partido al relieve como sea. Podemos rodear los bloques, calarnos en dos rocas, usar el agujero de una piedra, en definitiva, cualquier técnica es buena para sorprender a nuestras presas. Es aun mas fácil cuando esta el agua sucia, ya que podemos estar mas cerca y ellos suelen arrimarse a nosotros con mayor facilidad. Lo mejor es ser el primero en ver al pez, pero si ya nos visto, hay que marcar una pausa y realizar una espera. Si seguimos avanzando, emprenderá la huida. Así mismo, cuando disparamos a una presa cerca de una punta, hay que tirar atrás para no espantar a los que quizás se hayan quedado al girar la punta. También tenemos la posibilidad de sumergirnos debajo de la espuma y emplear un ataque de abajo hacia arriba, es un poco mas complicada, pero que suele dar bueno resultados al igual que la experiencia que iremos cogiendo.

Un saludo. www.sepesca.com