Hábitos alimentarios :

Principalmente los que componen su dieta, cangrejos ermitaños, cangrejos de calavera, navajas, almejas, tellinas, mejillones (con valvas o sin ellas), pequeñas gambas y quisquillas, anélidos sobre todo la tita, la lombriz de mar, el gusano de Ibiza, el gusano americano. El mejor de todos los cebos con diferencia es la tita pues puede permanecer largo tiempo en el agua sin perder su apariencia y a la vez resistir el ataque de los cangrejos pues sólo con la piel ya resulta apetecible a la “reina”.

¿Cúando y dónde pescarla?

La dorada se caracteriza por realizar picadas durante todo el día: al amanecer, al mediodía, al atardecer y por la noche. Tal vez las picadas más habituales se producen al amanecer.

Prácticamente las podemos encontrar en todo el litoral. En playas de fina arena no lejos de la costa, en puertos y estuarios donde puede encontrar alimento y refugio en las rocas , en fondos rocosos y con vegetación, en las puntas de las escolleras merodea en busca de alimento por el exterior de las mismas.

Anzuelo recomendado

Depende como siempre del cebo y su tamaño. Para la tita, los mejillones, cangrejos y navajas es preferible usarlo grande, del nº 1 o del nº 2, no importa que quede todo o parte al descubierto. En estos casos es muy probable que se clave por fuera de la boca del animal y hay que extremar el cuidado en el combate. Para el resto de gusanos, un anzuelo de tamaño medio del nº 5 o del nº 6 es suficiente. El bajo de línea (cameta) hay que procurar que sea de buena calidad y como mínimo del 25, el ideal está sobre el 30 y de color blanco.

Picada y combate

Normalmente es violenta si estamos pescando cerca. Si pescamos en playas donde el lanzamiento debe ser fuerte y con muchos metros de hilo fuera del carrete , el efecto normal es una plantada de caña, llegando incluso a dejar la línea muerta al pie de la caña. Su defensa es violenta en los últimos metros, de ahí la gran importancia de usar buenos bajos de línea, es en estos últimos metros cuando hay más posibilidades de perder la pieza. Hay que aguantar la caña en un ángulo de 45º para que actúe la puntera y en esta posición trabajar con el freno del carrete, si el combate es duro, hay que darle metros hasta que se canse, después cerrar un poco el freno del carrete y volver a traerla, sin prisas, en ocasiones aprietan la tripa sobre el fono arenoso y aprovechan cualquier roca u obstáculo que les sale al paso para refugiarse en él, si esto sucede hay que tener mucha paciencia y no tirar de ella, abrir el carrete y soltar hilo que el animal saldrá. Para la última parte del combate es conveniente bajar la caña hasta que quede horizontal con el suelo y al echarla a tierra hay que aprovechar una ola que nos ayude, que la empuje desde atrás mientras, con suavidad la sacamos a la arena, Una vez el animal toque la arena, hay que arrastrarla fuera del alcance de las olas y dejando la línea floja para que no estire del pez, pues si viene clavada desde dentro le dolerá y comenzará a dar saltos para liberarse, de otra forma si no siente tanto daño en su interior se quedará quieta y podremos cogerla tranquilamente, la mejor forma es con un trapo, como cualquier pez, evitará que se nos escurra y que nos pinche. Al desclavar hay que ir con mucho cuidado con los dientes, no suelen cortar la carne de los dedos pero su presión si puede doler bastante, si el anzuelo no está a la vista es mejor cortar el bajo de línea. Si en alguna ocasión, vas a pescar doradas en un lugar que sabes son grandes, es mejor utilizar anzuelos de hierro que de titanio, vanadio u otro metal inoxidable ya que si la dorada te rompe y se va con el anzuelo en la boca, siendo este de hierro se oxidará en uno o dos días y se liberará, de otro modo, si el anzuelo tarda más en oxidarse y romperse, el animal morirá porque no se podrá alimentar y eso no beneficia a nadie.

Un saludo. WWW.SEPESCA.COM