-Alimentación:
el lucio ataca y debora prácticamente todo lo que se encuentre en movimiento. De hecho se le considera como un “limpiador de ríos” puesro que come todos los animales enfermos, detritos, etc que navegan por sus aguas.
Localización
el lucio tiende a esconderse en lugares con grandes rocas o donde la erosión del agua ha formado cuevas, en las que se adentra para esconderse. Las zonas de agua estancada y pantanosas son las preferidas por esta especie.

-Formas de pesca-

-Pesca al lanzado con pez muerto:

Caña: las más adecuadas son las fabricadas en carbono, de una longitud no superior a los 3 metros ni inferior a los dos metros y medio. Debe ser ligera, para que nos permita realizar lances largos.
Carrete: con capacidad para 150 metros y ligero.
Cebo: pez muerto, que deberá estar perfectamente fresco.
Anzuelo: en función del cebo.
Lugares más adecuados para la práctica de este tipo de pesca: salidas de las zonas muertas y contracorrientes, principalmente debajo de los puentes.
Época de pesca: desde septiembre hasta marzo.
Para que este tipo de pesca de buenos resultados el lance deberá ser largo y la forma de recoger lenta, haciendo subir y bajar el cebo aprovechando para ello las corrientes cuyo movimiento hace que el cebo adquiera dinamismo. Es conveniente que de vez en cuando el cebo baje al fondo.

-Pesca con cucharilla:

Caña: deberemos decantarnos por una caña de lanzado ligero, de menos de 3 metros de longitud.
Carrete: de tambor fijo, tipo medio.
Cebo: cuchara compuesta, que podrá ser ondulante o giratoria, con montura para pez muerto.
Anzuelo: el de la cucharilla.
Lugares más adecuados para la práctica de este tipo de pesca: en rocas emergentes y en zonas posteriores a vegetación sumergida.
Época de pesca: desde el mes de septiembre hasta de el abril.
Este tipo de pesca es adecuado para practicar en zonas con vegetación, ya que la posición del cebo evitará que el anzuelo quede atrapado en ramas y demás.

-Pesca con cangrejo:

Caña: debe ser ligera y enormemente flexible, con una longitud no superior a los cuatro metros. Son muy adecuadas las fabricadas en Kevlar.
Carrete: de tambor fijo, tipo medio.
Cebo: cangrejo americano.
Anzuelo: dependerá del tamaño del cangrejo, siendo los más adecuados los que van del número 0 al 3.
Lugares más adecuados para la práctica de este tipo de pesca: zonas profundas, zonas con vegatación abundante y grandes fondos a pie de presas.
Época de pesca: desde julio hasta noviembre.
Esta técnica puede practicarse con o sin flotador. Si lo hacemos sin él deberemos lanzar y recoger a pequeños tirones. Debemos procurar que el cangrejo no se adentre en zonas de vegetación abundante de donde será enormemente difícil extraerlo.

-Pesca con mosca:

Caña: debe ser ligera (tipo pesca del salmón).
Carrete: con capacidad para 100 metros, también debe ser del tipo utilizado para la pesca del salmón.
Cebo: mosca ahogada.
Anzuelo: el propio de la mosca.
Lugares más adecuados para la práctica de este tipo de pesca: orillas con piedras y vegetación; en los casos en los que el exista gran profundidad es conveniente pescar a fondo.
Épocas de pesca: meses de marzo, abril y mayo.

-Pesca con pez artificial:

Caña: las más adecuadas son las fabricadas en carbono 90%.
Carrete: tambor fijo, tipo medio
Cebo: pez artificial o rapala.
Anzuelo: los de el cebo artificial que utilicemos.
Lugares más adecuados para la práctica de este tipo de pesca: alrededores de los lugares en los que exista vegetación y principalmente las orillas. Es conveniente pescar por dentro del río (sin olvidarnos de las necesarias botas de aguas).
Época de pesca: desde septiembre hasta abril.
Los peces artificiales funcionan como buen cebo ya que se mueven mucho lo cual despertará el interés del lucio, cuyas cualidades como depredador le llevan a ataquar a cualquier cosa que vea moviéndose.
La recuperación debe hacerse siempre de forma muy lenta, incluso haciendo tiempos de parada.

-Pesca con rana:

Caña: telescópica, de entre 4 y 5 metros.
Carrete: medio.
Cebo: rana viva, pero de un tamaño pequeño.
Lugares más adecuados para la práctica de esta modalidad de pesca: evitaremos en lo posible las zonas con mucha vegetación que pueden hacer que perdamos la rana. Las zonas de corrientes suaves o de poca pendiente pueden darnos buenos resultados.
La rana es un gran cebo para el lucio, a lo que se suma el hecho de que es enormemente resistente, si bien no debemos olvidar sacarla de vez en cuando del agua.

-Consejos útiles:

Los mejores momentos para la pesca del lucio son aquellos en los que la luz del sol es más intensa. En los días de viento este pez no saldrá de su guarida, si bien la lluvia o la nieve no le afectan negativamente.
Si obtenemos buenos resultados en un puesto determinado, es conveniente volver al mismo, casi con total seguridad obtendremos nuevas capturas ya que nuevos lucios vendrán a ocupar los lugares dejados.
Deberemos tomar máximas precauciones, ya que se trata de una especie muy asustadiza, que huirá al mínimo ruido que perciba.

Un saludo. www.sepesca.com