WALKERS 
El nombre viene de la acción característica de estos señuelos que en general tienen forma de puro.  Esta acción es conocida como “walk the dog” y consiste en un movimiento alternado de izquierda a derecha, o zigzagueante.  Estos señuelos son los que más práctica requieren para poder dominarlos y sacarles su acción.
Para lograr esto, hay que recobrar con la punta de la caña hacia abajo, alternando el recobro de línea con ligeros tirones hacia abajo: tirón-tirón-recobra línea-tirón-tirón-recobra…etc.
Una vez que se domina, el resultado es algo único, provoca strikes muy violentos.
El señuelo clásico de esta categoría es el venerable Zara Spook, aunque hay nuevos modelos que por méritos propios se han ganado un lugar en esta categoría, como el Sammy, Skitter Walk, Spit’n Image, Zip-N-Ziggy, Banana Boat y Tango Dancer

POPPERS/CHUGGERS
La característica de estos señuelos es una concavidad al frente.  Durante el recobro -que por regla general es con ligeros tirones de la punta de la caña- lanzan agua hacia el frente, al tiempo que hacen un sonido como “plop-plop”.  El tono e intensidad del sonido pueden variar dependiendo de que tan pronunciada sea la concavidad del señuelo y de la fuerza y velocidad del recobro.
Los poppers clásicos son: Pop-R, Hula Popper, Lucky 13 y Chug Bug; de más reciente aparición pero igual de efectivos: Pop’n Image, Skitter Pop, Spit-n-King y Yellow Magic.

PROPELLER LURES
Señuelos de propela.  Como el nombre lo indica, cuentan con una -o dos- propelas.  Algunos tienen una sola propela en la parte posterior del cuerpo, y los de dos propelas llevan una al frente y otra atrás.
Se pueden recobrar en forma constante, a una velocidad que mantenga la(s) propela(s) girando y dejando una estela de burbujas, aunque tal vez el recobro más efectivo es de stop-go; dando una serie de tirones y haciendo pausa entre cada serie.  La acción y el burbujeo del señuelo puede modificarse alterando el ángulo de la(s) propela(s)
Los que han pasado la prueba de los años son: Torpedo,  Devil’s Horse, Nip-I-Diddee, Woodchopper.  Otros más recientes: Skitter Prop, Wounded Spook y Wake-Tail

WOBBLERS
Son señuelos que tienen una pieza metálica en forma de cuchara, con la concavidad hacia el frente y ligeramente inclinada hacia abajo.  El indiscutible de todos los tiempos es el Jitterbug.  El recobro es constante, a una velocidad media, que permita que el señuelo obtenga su acción característica de cabeceo hacia los lados.
No estoy muy seguro, pero siempre he englobado en esta clasificación al Crazy Crawler, que es un señuelo que tiene unas “alas” metálicas a los costados, y que durante el recobro le dan una acción y sonido similar al Jitterbug.  Estos dos señuelos son tal vez los más matones para pesca nocturna.

BUZZBAITS
Como los spinners, estos señuelos están hechos de alambre, y tal vez por ello se les confunde y erróneamente les llaman brujas o hawaianas; la diferencia es que cuentan con una propela en “V” al frente.  Durante el recobro -que es constante- la propela gira y mantiene el señuelo en la superficie, al tiempo que genera ruido y burbujeo que permiten que la lobina lo pueda ubicar y seguir sin dificultad.
Funciona bien un recobro lento, a una velocidad que nos permita mantenerlo en superficie, pero siempre hay que variar la velocidad de recobro para ver qué es lo que la lobina prefiere en ese momento.
Por su diseño son prácticamente weedless, aunque eventualmente se llegan a atorar.  Son reconocidos como señuelos de golonas.
El favorito de todos los tiempos es el Lunker Lure, aunque los buzzbaits Terminator también llegaron para quedarse.

JERKBAITS RIGIDOS (FLOTANTES)
También conocidos como minnows, no son estrictamente señuelos de superficie, pues con un recobro constante trabajan bajo la superficie.
Sin embargo, cuando se trabajan en las superficie suelen disparar ataques muy violentos.  El recobro clásico es dando tirones y haciendo pausa entre estos, permitiendo que el señuelo ascienda hacia la superficie.
Con esta presentación, el señuelo parece un pececillo herido o en problemas.  Otra presentación productiva es lanzarlo y dejarlo quieto hasta que desaparezcan las ondas en el agua, y darle una muy, pero muy leve agitadita con la punta de la caña, procurando no moverlo de su sitio y dejarlo quieto nuevamente.  Esta pone a prueba nuestra paciencia, pero provoca unos strikes de miedo.
El N° 1 de todos los tiempos es el Rapala Original.

RANAS Y RATONES DE HULE
Las ranas y ratones de hule son tal vez los mejores señuelos para pescar en, alrededor y sobre vegetación acuática muy densa.  Son flotantes y su diseño permite que las puntas de los anzuelos queden apoyadas sobre el cuerpo del señuelo, lo que evita que se atoren en la “ensalada”.
Cuando la lobina ataca, el cuerpo del señuelo se colapsa y las puntas de los anzuelos quedan libres para el hookset.  Aún si no se colapsa al momento del strike, la fuerza del hookset permite que los anzuelos penetren.
En esta categoría los líderes son Scum Frog y Snag Proof, tienen unos excelentes señuelos.

Para todos los señuelos anteriores, con excepción de los buzzbaits y ranas de hule, el equipo de mi elección es una caña de 6′, M. Línea de 14 lbs (máximo).  Para buzzbaits y ranas, que se trabajan en zonas con mucha cubierta y obstrucciones, prefiero una caña de 6’6″ a 7′, MH y línea de 17 lbs.

Los señuelos de superficie son más efectivos en condiciones de poca luz y superficie en calma (aunque los de propela funcionan bien con un ligero oleaje, y especialmente en días con lluvia ligera), así que las mejores horas para intentarlo son al amanecer y al atardecer -cuando no hay penetración directa de luz solar- o en días nublados.  Funcionan mejor en aguas poco profundas, pero esto no es regla, pues señuelos como el Zara Spook son notorios para provocar strikes de lobinas que se encuentran en aguas relativamente profundas.

El patrón de superficie es tal vez el más frágil de todos, pues implica la conjunción de varios factores para que se presente y mantenga en forma consistente (penetración de luz, condiciones de cielo, ausencia de viento, temperatura del agua), y con cualquier factor que se altere, puede disminuir o cesar completamente.

Como dice Beto Calderón, la pesca de superficie es la más espectacular de todas, pues podemos ver el strike en toda su magnitud; sin pensarlo, yo cambio 10 strikes con lombriz por uno de superficie.  Para quienes lo han experimentado, es la experiencia máxima en la pesca de lobina.

Pero tengamos en cuenta lo siguiente: cuando se tenga un strike en superficie, hay que contener el reflejo del hookset.  Muchas golonas se han perdido por dar el hookset antes de tiempo.  Es común que al momento del strike veamos que nuestro señuelo desaparece de nuestra vista.  Pero eso no significa que la lobina lo haya tomado.

Siempre hay que tener presente LA REGLA: al momento del strike hay que esperar a sentir peso o tensión en la línea antes dar el hookset.  Esa sensación de peso o tensión es el indicador de que la lobina ha tomado el señuelo y lo lleva en la boca.

Pincha aqui para visitar nuestro foro!!

Saludos