Hace un tiempo tuve la oportunidad de la mano de Juan Popper, de conocer y darle una sorpresa a RubénElmé ( la loba y el mar ). Y no podía dejar pasar la oportunidad de decíroslo a todos aunque estoy seguro que ya os enteraríais por los blogs tanto de Juan como de Rubén.
Hacia muy mal día y sólo sacamos una lubina que valiera la pena, pero eso queda en un segundo plano aunque hubiéramos sacado el robalo del año. Lo bonito ha sido la jornada y las risas que nos echamos los tres. Así que yo estoy deseando repetir , y estoy completamente seguro que ellos también, así que ya sabeis espabilar jejeje… Un abrazo desde aquí para los dos.
Me levanté por la mañana con mucho mono de pescar, y aún encima hacia un día precioso, así que llamé a mi mejor compañero de pesca, por supuesto mi padre. Cuando me di cuenta ya estaba metiendo cañas y material en el coche para salir con él. Es lo que tiene que nos guste la misma droga ( qué tendrá la jodía pesca ).

Tuvimos bastante actividad pero eran todas pequeñas, que por supuesto no os voy a contar donde acabaron. Pero cuando estábamos cerca del ocaso y ya con las chaquetas puestas debido al frio, entró el robalito que veis en la fotografía, el cual dió una buena pelea. Así que ya estoy deseando que lleguen las siguientes mareas para ir a probarles otra vez y poder mojar las gominolas.